Nuevas notificaciones:
Disponible el Menoticias de Diciembre 2016



21 de diciembre de 2009

Breve historia Menonita

Queridos Hermanos y Amigos,

A continuación hemos incluído una breve reseña histórica y descripción de las características más sobresalientes de los Menonitas, para quienes sientan el interés de conocernos más y mejor. Esta información ha sido extraído de la página www.menonitas.org que pertenece a una Iglesia Menonita de España:


¿Quiénes son los menonitas?


¿Quiénes son los menonitas?



Los Menonitas constituyen la más antigua de las iglesias evangélicas, surgiendo en 1527 como «ala radical» de la reforma protestante. Su radicalismo tocaba temas como la separación entre iglesia y estado, el bautismo tan sólo de creyentes, la no violencia y objeción de conciencia a las guerras, y su insistencia en la naturaleza de la iglesia como comunidad de discípulos de Jesús comprometidos a un estilo de vida de santidad. Más que reformar la iglesia, pretendían restaurarla, siguiendo para ello con sencillez testaruda el modelo, el ejemplo y la enseñanza del Nuevo Testamento.

Obviamente, lo que en el Siglo XVI parecía «radical» o incluso revolucionario y peligroso, hoy ha llegado a ser bastante frecuente entre evangélicos.

Según los datos publicados por el Congreso Mundial Menonita en el 2000, los menonitas constituían 197 entidades nacionales en 63 países, cuyos miembros adultos bautizados sumaban 1.203.995 hermanas y hermanos. Los países con mayor número de menonitas bautizados eran los EE.UU., con 319.768; la República Democrática del Congo, con 183.040; Canadá, con 124.150; y la India, con 90.006. En Europa, Alemania contaba con el mayor número de miembros bautizados: 36.779. Obviamente, esta cifra no deja de suponer una pequeña minoría tanto respecto a los cristianos en general, como respecto a la población mundial total.

En cuanto a España, la Asociación de Menonitas y Hermanos en Cristo en España (AMyHCE) consta de seis comunidades en Barcelona, Burgos, Madrid, Málaga y Vigo. Suman entre ellas algo más de 165 miembros bautizados (jovenes y adultos), sin contar los niños y demás asistentes a sus reuniones y actividades, lo que duplicaría la cifra.



¿Qué creen los menonitas?

En cuanto a doctrina, normalmente los menonitas se han limitado a dar por válida la teología protestante y evangélica.

Siempre han sido ortodoxos respecto a…

• un Dios único, Creador del universo y Divina Providencia;

• la Trinidad,

• la Encarnación de Jesucristo mediante la virgen María,

• la condición de pecadores merecedores de condenación, en que se halla toda la humanidad fuera de Cristo;

• la salvación por la fe por la gracia de Dios, mediante la cruz de Cristo;

• la esperanza en la resurrección de los muertos y el regreso glorioso de Cristo,

• la necesidad de ceñirse a las Escrituras en toda doctrina y conducta cristianas,

• etc.

Aunque hoy por hoy existen todas las corrientes teológicas posibles entre los menonitas, por lo general su doctrina se podría describir como conservadora, en el sentido de ortodoxa. Las diferencias entre los menonitas y las demás confesiones cristianas nunca ha estribado en la doctrina. Son más las diferencias doctrinales entre menonitas de distintas corrientes internas, que las que existen entre los de cualquier corriente interna y corrientes análogas en otras denominaciones o confesiones cristianas. Los menonitas se destacan por una importante capacidad de tolerar la diversidad doctrinal siempre que las doctrinas se defiendan desde la Biblia. Los historiadores menonitas observan que aunque en cinco siglos éstos han sufrido importantes divisiones internas, las divisiones nunca se han producido por cuestiones de doctrina.

La importancia de Jesús como Maestro y Señor. Es ésta una convicción medular entre los menonitas, que podría aspirar a ser considerada como una particularidad doctrinal menonita.

Los menonitas creen que todo aquello que los evangelios cuentan que Jesús enseñó personalmente respecto a conductas y actitudes morales y éticas, ha de ser asumido plenamente por cada cristiano. Se declaran discípulos personales de Jesús e intentan vivir hasta sus últimas consecuencias conforme a su enseñanza, por ejemplo, en el Sermón del Monte (Mateo 5-7). Aunque reconocen sus imperfecciones y dependen de la Gracia Divina para la salvación eterna, procuran con esperanza y gozo en el Espíritu obedecer a Jesús.



¿Qué características particulares son típicas de la fe menonita?

La actitud fundamental menonita de obediencia frente a la persona de Jesús trae consigo ciertas consecuencias de consideración:

1. La primera consecuencia es una manera particular de emplear la Biblia. Los menonitas entienden que el Antiguo Testamento, al desconocer a Jesús por ser previo a su venida, es revelación divina, sí, pero parcial e incompleta en comparación con Jesús. Aunque estudian y leen devotamente la Biblia entera, cuando la lectura sencilla y natural da como resultado un conflicto entre los testamentos Antiguo y Nuevo, no dudan en quedarse con la enseñanza del Nuevo. Y si por alguna razón hubiera que elegir entre las palabras de Jesús y las escritas por sus apóstoles (el resto del Nuevo Testamento), no dudarían en quedarse con las palabras de Jesús.

2. La segunda consecuencia de considerarse discípulos de Jesús personalmente, tiene que ver con la separación del mundo. Siguiendo la enseñanza de Jesús, los menonitas se ven en el mundo pero no se consideran del mundo. Entienden que han sido trasladados del reino de las tinieblas al reino del amado Hijo de Dios. Se consideran peregrinos en esta tierra y por lo tanto peregrinos en cada una de las naciones de esta tierra donde les toca vivir. No asumen como parte de su identidad fundamental ni los nacionalismos, ni las costumbres y valores, ni las xenofobias y racismos de su entorno en cada lugar donde viven. Oran y trabajan por el bienestar de la ciudad y la nación donde residen, pero se consideran extranjeros, ciudadanos de otro reino cuya consumación esperan y anhelan.

Entienden que Dios en su misericordia ha ordenado, si bien fuera de la perfección de Cristo, todas las autoridades, civiles y militares, legislativas y judiciales, que ordenan la coexistencia pacífica de la humanidad. Por esto procuran vivir en paz y sumisión a las leyes y a las autoridades. Pero consideran que además de esto ellos, personalmente en cuanto cristianos, han de vivir según la perfección de Cristo. Que su vida ha de estar marcada por los valores del amor, la justicia y la solidaridad con los que sufren. Que han de actuar siempre conforme a toda humildad, misericordia y perdón. Que como Jesús mismo, han de estar dispuestos a sufrir por el prójimo, recurriendo siempre a la acción no violenta, nunca a la fuerza. Por lo tanto se niegan a ocupar posiciones de autoridad que requieran para su ejercicio el recurso a la fuerza policial o militar, así como Jesús huyó de los que querían coronarle como rey.

3. Para los menonitas, la otra cara de la separación del mundo es el compromiso con la comunidad cristiana. Entienden que los miembros de la comunidad son miembros del cuerpo de Cristo, y por lo tanto miembros los unos de los otros. Se tratan unos a otros como hermanas y hermanos, solidarizándose unos con otros en las buenas y en las malas. Con toda la frecuencia que obligan las circunstancias, se apoyan unos a otros con sus recursos materiales; ayuda mutua a veces espontánea, otras veces cuidadosamente organizada en instituciones de beneficencia. En algunas situaciones límite (guerras, persecuciones, hambre, emigraciones) han llegado a ponerlo todo en común para suplir las necesidades de sus miembros más débiles.

Pero el compromiso mutuo en comunidad cristiana supone para ellos más que la asistencia material mutua. Los menonitas entienden que el corazón del ser humano es engañoso. Por lo tanto procuran vivir vidas auténticamente abiertas a los hermanos y hermanas, recibiendo de ellos con humildad toda palabra de exhortación, corrección, y estímulo a la maduración. Esta virtud da lugar a sus propias tentaciones. Las dos tentaciones típicas en que históricamente han caído los menonitas han sido la del legalismo y la del orgullo sectario frente a otros cristianos. Los menonitas reconocen estas tendencias y las confiesan. Para evitar estas tendencias, procuran por una parte que su obediencia a Jesús sea siempre una respuesta sincera motivada por un amor puro y agradecido, y por otra parte vivir en humildad entre los cristianos de todas las tradiciones y confesiones. Nada de lo cual resta un ápice de su compromiso de sumisión mutua en comunidad cristiana como condiscípulos de Jesús.



¿Cuál es la misión menonita en el mundo?

Su radicalismo cristiano ha hecho de los menonitas víctima frecuente de las persecuciones. En casi 500 años de existencia, prácticamente en cada generación han sufrido persecución en alguna parte del mundo (últimamente en Indonesia y Vietnam; también en Etiopía, entre 1982 y 1992). Esto tuvo como resultado que al cabo de los primeros 50 años los menonitas, que empezaron como un vigoroso movimiento evangelizador y misionero, muertos mártires ya todos sus líderes misioneros y sus fogosos evangelizadores, se replegaran a aquellas regiones de Europa donde se les otorgaba tolerancia a cambio de no evangelizar a sus vecinos. Entre 1575 y 1850 los menonitas sólo se mantuvieron gracias a su capacidad de ganar para la fe cristiana a sus propios hijos e hijas.

Desde mediados del siglo XIX, un avivamiento espiritual y misionero comenzó a impulsar a los menonitas a hacerse cargo de sus responsabilidades cristianas de cara al mundo. Los menonitas holandeses enviaron sus primeros misioneros a Java en 1851. Los de América del Norte, en sus diversas ramas, se organizaron para las misiones nacionales y de ultramar a finales del siglo XIX. La primera ola de misioneros menonitas norteamericanos a otros continentes sucedió en los años 1899-1915. Una segunda ola de expansión misionera tuvo lugar inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.

Como resultado de estas misiones, hoy más de la mitad de los menonitas del mundo son habitantes de África, Asia y América Latina. Esta es también la parte de la familia que más crecimiento está experimentando. Por ejemplo la presencia menonita en Etiopía ha crecido de 50.000 a más de 180.000 personas, entre 1992 y 2004.

La tradición menonita siempre ha entendido que el evangelio tiene que ver con toda la vida. Que la evangelización y el servicio tienen que ir obligatoriamente a la par, como dos caras de una misma moneda de testimonio del amor divino. Muy especialmente a partir de la década de 1940, los menonitas han desarrollado importantes servicios de ayuda a las víctimas de guerras y desastres naturales, y de apoyo al desarrollo para grupos que desean adoptar tecnologías que resulten útiles para su supervivencia sin destruir su entorno ecológico. El Comité Central Menonita (MCC), la ONG internacional menonita para la ayuda y el desarrollo, es muy conocida en todos los continentes. Su aportación es ampliamente reconocida por la ONU y un gran número de gobiernos. Está involucrada en una multitud de proyectos, desde la limpieza de campos de minas en Camboya, pasando por la reconstrucción de la infraestructura agraria en Somalia o el patrocinio de pequeñas industrias artesanales en lugares como Jordania, India y Bangladesh, y llegando hasta la mediación en pro de la reconciliación en países como Ruanda, Bosnia e Israel.



¿Qué significa la palabra "menonita"?

Los primeros cristianos de esta tradición se llamaban unos a otros sencillamente hermanos y hermanas. Luego las iglesias estatales perseguidoras los llamaron anabaptistas (rebautizadores), aunque ellos preferían llamarse Taufgesinnt («bautizadores de creyentes», en alemán). Por fin se les dio el apodo de mennistas, mennonistas y últimamente menonitas, por asociación con Menno Simons, un sacerdote holandés convertido al anabaptismo en 1536, que organizó y dio estabilidad doctrinal en torno a la Biblia a los hermanos de Holanda, Alemania, Dinamarca y Polonia hasta su muerte en 1561.

En los Países Bajos se llaman a sí mismos Doopsgezinden («bautizadores de creyentes», en holandés). En Etiopía se llaman Meserete Kristos («Cristo el Fundamento»). En Indonesia las dos principales asociaciones de comunidades menonitas se llaman oficialmente Iglesia Evangélica de Java e Iglesia Cristiana Unida Muria Indonesia. En Honduras una de las comunidades menonitas más grandes del mundo se llama sencillamente Organización Cristiana Amor Viviente. Los Menonitas Amish, o sencillamente Amish, son un ramal de la familia menonita, escindido en Suiza en el siglo XVIII por diferencias de opinión sobre la severidad de la disciplina requerida para mantener pura la comunidad cristiana. Los Hermanos en Cristo surgieron en Pennsylvania (EE.UU.) en el Siglo XVIII, como movimiento de renovación evangélica con raíces en el anabaptismo del Siglo XVI. No se consideran menonitas, propiamente dichos, pero por sus fuertes vínculos con el anabaptismo, participan de lleno en el Congreso Mundial Menonita. En los países de la antigua Unión Soviética, los remanentes de una muy numerosa colonia menonita se llaman hoy bautistas y comulgan plenamente con las congregaciones bautistas provenientes de otras tradiciones.



¿Qué relación hay entre los Menonitas en España, y los Amish y Menonitas rústicos que se ven a veces en películas?

Sería imposible identificar a la inmensa mayoría de los menonitas en el mundo por una indumentaria distinta a la de sus vecinos, ni tampoco por objetar a la tecnología moderna. Los menonitas españoles, por ejemplo, visten como todos sus vecinos y emplean la misma tecnología moderna (por ejemplo... ¡esta página en la red!). En América existen algunos grupos de menonitas, entre ellos los Amish, que se niegan a seguir los caprichos de la industria de la moda; y que se niegan a adoptar algunas tecnologías porque les parece que en lugar de contribuir a la felicidad, sólo les complicarían la vida. Muchas veces esa negativa a dejarse llevar constantemente por lo nuevo se ve fortalecida por un valor típico de todos los menonitas: el de enfatizar la dimensión comunitaria de la vida en lugar de seguir los excesos del individualismo occidental moderno. Por eso estos grupos tienden a adoptar en común, entre todos, cualquier decisión que pueda suponer un cambio en el estilo de vida. Esto da un impulso fuertemente conservador a tales grupos, porque los cambios forzosamente serán muy lentos.

Los grupos Menonitas y Amish con estas características tienden a ser rurales y a vivir, lógicamente, en cierto aislamiento con respecto a sus vecinos. Sin embargo en las últimas décadas, sobre ese estilo de vida se cierne una amenaza muy difícil de esquivar. La tierra de labranza es cada vez más cara y difícil de conseguir, y muchos individuos de estos grupos no tienen otra alternativa que integrarse al mercado laboral (urbano, naturalmente) común a todos los demás.

Los Menonitas y Hermanos en Cristo en España no tienen ningún vínculo formal con esos grupos de tradiciones rurales tan pintorescas. Comparten, eso sí, un origen común en el movimiento anabaptista del siglo XVI, e ideas parecidas acerca de la centralidad de la enseñanza de Jesús en la vida cristiana (inclusive el compromiso con la no violencia).

14 comentarios:

  1. genial gracias era lo k buscaba

    ResponderEliminar
  2. Hola muchas gracias por la informacion, solo para aclarar un poco en Honduras los de la iglesia Amor Viviente no son Menonitas, yo pertenezco a la Iglesia Evangelica Menonita de Tegucigalpa, y les puedo asegurar q ellos no son menonitas.

    Pero muchas gracias x la informacion

    ResponderEliminar
  3. shalom,soy el pastor Francisco Calix, he leido la breve historia de los Menonitas y les felicito por por el interes de dar a conocer esta informacion,yo soy pastor menonita desde hace treita años y debo añadir que en Honduras los Menonitas mas conocidos son los que pertenecemos a la Iglesia Evangelica Mwnonita Hodureñala cual dio inicio por misioneros Norteamericanos en 1,950.Hay otros hermanos en LA comunidad de Guaymaca aparte de otros grupos que han llegado ultimamente.

    ResponderEliminar
  4. shalom,soy el pastor Francisco Calix, he leido la breve historia de los Menonitas y les felicito por por el interes de dar a conocer esta informacion,yo soy pastor menonita desde hace treita años y debo añadir que en Honduras los Menonitas mas conocidos son los que pertenecemos a la Iglesia Evangelica Mwnonita Hodureñala cual dio inicio por misioneros Norteamericanos en 1,950.Hay otros hermanos en LA comunidad de Guaymaca aparte de otros grupos que han llegado ultimamente.

    ResponderEliminar
  5. excelente información!!!! Gracias
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  6. Que lengua hablan los menonitas? Mantienen una entre ellos?

    ResponderEliminar
  7. Hola, esto era lo que andaba buscando, la iglesia evangelica menonista se parecen mucho a los pentecostales.

    bendiciones

    ResponderEliminar
  8. gracias esta muy chebre me sirvio mucho :)

    ResponderEliminar
  9. esta bueno pero me gustaria q pusieran un resumen de la historia

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. DIOS TE BENDIGA JAIRO ROA

    ResponderEliminar
  12. EN DIFINITIVA, LA INFO ES MUY BUENA PERO CON LO POCO QUE CONOCEMOS DE LOS MENONITAS, SUS COSTUMBRES SON MUY VARIADAS, HOY EN BUENOS AIRES,Y SU ORGULLO DE SER MENONOTAS SENSACIONALISTAS,AUNQUE NO SEAN TAN VERACES EN SU PROFECION, SIGUEN IGUAL QUE ASE CIENTOS DE AÑOS

    ResponderEliminar
  13. hola...interesante..y por qué no se llaman seguidores de Jesús, acaso tienen que usar nombre de un humano para identificarse? no es solo es Jesús el Cristo, el único que debe ser nombrado para identificar la fe?

    ResponderEliminar